Un encuentro basta para cambiar la suerte. Walter Acevedo sabe eso, y por eso su vida ha estado llena de casualidades. Nació en la ciudad de Medellín y tuvo contacto con el café desde temprana edad.

“Conocí el universo del café a través de mi familia desde niño, supe del sacrificio y de todo el esfuerzo que requería producir el mejor café del mundo, todo sin nunca imaginarme que en un futuro llegaría a hacer parte de este universo”.


¿Cómo funciona la competencia?

Se trata de hacer triangulaciones. A cada uno de los participantes se le ponen tres tazas de café al frente. Dos tazas son del mismo café y hay una que el sabor es levemente diferente. La diferencia puede ser porque son de diferente variedad, o le agregaron menos cantidad de café cuando lo prepararon. Hay mucho factores que influyen en el sabor. En un campeonato ponen ocho triangulaciones, es decir 24 tazas de café. A cada participante le dan ocho minutos y en ese tiempo debe identificar la mayor cantidad de café diferente. Al final califican el número de aciertos que son las ocho tazas diferentes. En caso de que haya empate con los aciertos, la persona que los haya identificado en el menor tiempo, es el ganador.